¡Jardines, aves…

y hasta un dinosaurio!

Para evocar el espíritu naturalista decimonónico, los Jardines de Marqueyssac no escatiman medios, con un diaporama de época y un alosaurio con 150 millones de años de antigüedad.

Aunque los pavos reales, emblema de Marqueyssac, viven en libertad en el parque, y a los machos les encanta lucir su cola en público durante la temporada del apareamiento, las palomas de colección permanecen sabiamente en su pajarera. Los dioramas del siglo XIX presentan escenas de la vida salvaje. Desde la primavera de 2017, el Pabellón de la Naturaleza, que domina el valle, alberga a un huésped muy silencioso, pero mucho más impresionante.

Al regresar de Italia, Julien de Cerval, hacía alarde, al igual que muchos de sus contemporáneos, de un gran interés por las ciencias. Fue miembro de la Sociedad de Agricultura del Perigord, que le otorgó en 1861 un primer premio por su colección de árboles frutales, y más tarde se incorporó a la Sociedad Histórica y Arqueológica del Perigord, que se fundó en 1874.

Es de suponer que Julien de Cerval siguiera con gran atención las obras del naturalista inglés Charles Darwin, y que «El origen de las especies», publicado en 1859, figurase entre los libros de la biblioteca del castillo. Y mientras el pasado ancestral del Perigord se revela poco a poco con los grandes descubrimientos prehistóricos realizados en el Valle del río Vézère, los primeros fósiles de dinosaurios se acaban de actualizar al otro lado del Atlántico…

Un dinosaure aux jardins Jardins suspendus de Marqueyssac Vézac Perigord Dordogne

UN DINOSAURIO EN MARQUEYSSAC

En la primavera de 2017, se produjo un acontecimiento: un alosaurio – o mejor dicho, su esqueleto– se instaló en el Pabellón de la Naturaleza, que domina el río Dordoña.

El animal inspira respeto… Con sus 7,50 metros de longitud y 2,50 metros de altura, este inmenso carnosaurio tiene unos 150 millones de años y es uno de los testigos más representativos del Jurásico en Europa. Descubierto en 2013 en los Estados Unidos, y adquirido en diciembre de 2016 por Kléber Rossillon, este ejemplar excepcionalmente completo es uno de los escasos esqueletos de alosaurio encontrados hasta la fecha que presentan semejante grado de integridad y estado de conservación. Marqueyssac ofrece con este dinosaurio una dimensión completamente inédita a la evocación naturalista del siglo XIX y a su vocación didáctica sobre los asuntos relacionados con la historia natural.

Jardins suspendus de Marqueyssac Vézac Perigord Dordogne

¡Jardines, aves… y hasta un dinosaurio!

Jardins suspendus de Marqueyssac