Accesibilidad

Los jardines situados en un promontorio son parcialmente accesibles para las personas con movilidad reducida, pese a los desniveles que hay que superar.

Las inmediaciones del castillo son relativamente sencillas, desde el punto de vista de la accesibilidad. El paseo de alrededor de 1.600 m hasta el mirador es accesible en silla de ruedas, si es necesario.

No dude en preguntar sobre las distintas rutas al llegar.

Entre abril y septiembre, ponemos una lanzadera eléctrica a disposición de los visitantes en la Gran Alameda. Esta lanzadera reduce la distancia que hay que recorrer a pie para llegar hasta el Mirador.

Hay bancos distribuidos a lo largo de los paseos.

En las cercanías inmediatas de la entrada, hay un parking reservado a las personas con movilidad reducida.

Los aseos están adaptados para que los puedan utilizar personas con movilidad reducida.

Para las personas con discapacidad visual, existe una guía turística en Braille, disponible en la recepción.